Anschluss

¡Ayer lo vi! Ayer lo vi y sentí mi corazón latir tan fuerte que pensé se me iba a salir del pecho.

Pasó junto a mí con el brazo en alto, saludando a toda Viena que se reunía allí para recibirle. A punto estuve de ponerme en mitad de la calle y hacer frenar su automóvil. Pero me contuve. Me sentía bullir por dentro pero conseguí refrenar la emoción.

Ahora nuestra patria será más grande que nunca. Junto a Alemania seremos invencibles, ¡el Führer nos hará invencibles!

Quiero casarme con un joven y apuesto soldado alemán. Quiero que sea rubio igual que yo, y quiero tener muchos hijos con él. Quiero darle muchos hijos a la patria tal y como quiere el Führer.

Estoy emocionada. Sé que a partir de ahora nos va a ir muy bien a todos, que a Austria la seguirán muchas otras regiones y países deseosos de unirse al imperio más grande todos los tiempos. El Reich alemán de los mil años será el lugar ideal para que nazcan y crezcan nuestros hijos, sanos, seguros, y en paz.

¡Por hoy y siempre, LARGA VIDA A NUESTRO FÜHRER!

¡SIEG HEIL!


1 comentario: