Falaise

No tengo forma de hacerte llegar esta carta pero necesito escribir. Necesito contarte lo que ha sucedido para que en Alemania se sepa la verdad.

Nos han cercado finalmente en Falaise. Hemos luchado lo mejor que hemos pedido pero la derrota ha sido inevitable. Cuántos estaremos aquí no lo sé, pero han sido capturada divisiones enteras.

No lo tomes como una cobardía o como derrotismo, pero todo hubiese sido mejor si nos pudiésemos haber retirado durante la primera quincena de agosto. Pero el Führer no lo creyó oportuno. No obstante, la decisión del general Hauser de sacar a sus tropas ha sido admirable.

De momento he de decirte que los canadienses no nos matan de hambre ni nos maltratan. En mi mal francés les pido cigarrillos, y sólo algunos se niegan y me miran con desprecio.

Mientras tanto nosotros fumamos y esperamos. No podemos hacer otra cosa. No sabemos que harán con nosotros, pero no quiero hacerme ilusiones con vuelta rápida a casa.

Siento que éste ha sido un duro golpe para nuestras fuerzas, y temo que a partir de ahora se nos vaya a hacer más difícil mantener nuestras posiciones en el norte de Francia.

Tal vez nunca leas estas líneas, pero si lo haces dile a todos que Alemania no se rinde, que los hombres del VII Ejército y del 5º Ejército Panzer no faltaron a su deber con la Patria y con la Raza. 

Sigue desempeñando tu labor tan bien como lo has venido haciendo hasta ahora. Cada vez que uno de nosotros cae herido me consuela pensar que éste puede estar horas después en tus manos.



Besa a mamá y abraza a papá.
Dile a Lise que la quiero,
y que cuide a nuestro pequeño ángel.


Tu hermano:

O. D.



No hay comentarios:

Publicar un comentario