Germany!

¡No te puedes ni imaginar la satisfacción que hemos sentido al cruzar el Rin! Ha sido una experiencia liberadora después de lo que pasamos este invierno en Bélgica.

Hemos sido el primer contingente en pisar Alemania. Tuvimos suerte de llegar al puente antes de que lo volasen los heinies. Llevan días haciéndolo, destruyendo todos puentes que pueden antes de que lleguemos. En éste los zapadores ya habían colocado las cargas. Pero atacamos rápido y los echamos antes de que pudiesen hacerlo.


Sabemos que no será fácil y que aún nos queda un largo camino hasta Berlin. Pero el haber irrumpido en casa del enemigo hace que te sientas más fuerte y capaz. A ellos se les ve cansados. Supongo que no será fácil estar constantemente en retirada. Cada vez hacemos más prisioneros. Y casi se diría que tienen más ganas que nosotros de que Hitler se rinda y acabe todo esto.




Me despido papá.
Que sepas que tu hijo es valiente.
Pronto estaré en casa.
Abraza a mamá.

C.W.


No hay comentarios:

Publicar un comentario